Moda y feminismo

Por MAR CANDELA | Corresponsal Colombia

Las diferentes militancias feministas están de acuerdo en que, para liberar a una mujer, primero hay que liberar su cuerpo. Todas las voces feministas, sin importar el marco teórico que apliquemos, estamos de acuerdo en eso de que, para la mujer, el cuerpo es un lugar de represión y discriminación, sin embargo es también un territorio político de resistencia y reivindicación.

El feminismo es una poderosa herramienta para decodificar todos los significados de la vida cotidiana y eso incluye el lenguaje de la moda. La moda como todo en nuestra vida es un acto político; la manera en que nos vestimos dice todo sobre la manera como entendemos y nos relacionamos con el mundo que nos rodea.

Existe una línea de moda fascista y totalitarista que le dice a las personas como y que deben usar, no solo eso, dicta por qué  usar o no usar algo y hasta que edad  deben hacerlo y es increíble como a las mujeres nos dicen más esas cosas que a los hombres. No obstante, la moda para el tercer milenio se ha revolucionado a sí misma, la moda para este tercer milenio ha decidido confrontar el orden establecido, ya nada en la moda está escrito y predeterminado, ya nada es blanco o negro en las normas del estilo y la moda.

El modelaje post modernista se arriesga a destejer tradiciones que imponen moldes y formas uniformes como modelos únicos a seguir en estilo y moda, el glamour ya no trata de parecer simples muñecas de exhibición y vernos tan ficticias que parezcamos estúpidas y eso es gracias al feminismo.

La moda indiscutiblemente es un sitio de tensiones políticas, sociales, culturales, económicas y de género, la moda está enquistada en todo lo que somos como individuos y no hay absolutamente nada que la humanidad pueda hacer para desaparecer la moda como  parte de las necesidades humanas. Si el feminismo no comprende y asume la moda como herramienta de resistencia  tendremos que soportar en la moda a muchos personajes nefastos como Karl Otto Lagerfeld que, pese a que es ampliamente reconocido como uno de los diseñadores de moda más influyentes de la segunda mitad del s.XX y gran parte de su popularidad y éxito se lo debe a su labor para la firma Chanel, a su actividad como fotógrafo y también a sus llamativas apariciones públicas que por lo general está rodeado de celebridades del espectáculo y top models, no es una persona positiva para la construcción de moda para todas las personas, para una moda saludable que construye y no destruye vidas.

Moda y feminismo
Fotografías Andrés Reina

Por su boca han salido sandeces como que Coco Chanel no era feminista porque no era lo suficientemente fea y otra como nadie quiere ver mujeres con curvas. En lo personal pienso que Coco Chanel no representa la moda libertaria que sana y alienta sino representa una moda dictatorial con verdades absolutas que coarta libertades que embute a las mujeres en moldes impuestos.

Karl Lagerfeld en el desfile para Chanel 2014, mostraba la colección escenificando en una calle de París, una manifestación feminista encabezada por Cara Delevigne seguida por un grupo de modelos blancas y delgadas, algunas de ellas con estética Steinem, que portaban pancartas con mensajes como “We Can Match the Machos” y “He For She”. ¿Con que autoridad moral este hombre se abandera de los derechos de las mujeres cuando su  concepto de moda ha sido imponer un estilo, un criterio  y una forma a las mujeres como el único modelo? Las mujeres tendríamos que ser todas unas mensas para creer que este hombre tiene alguna autoridad para hablarnos de moda y feminismo en sus puestas de escena.

Mari Luz Esteban en una entrevista realizada a la filósofa Celia Amorós, afirmó  que la lucha feminista de la ética y la política se ha trasladado a la estética, de forma que las chicas jóvenes están totalmente normativizadas desde lo estético, mientras que reciben mensajes de independencia que entran en contradicción con la situación en la que viven y es por eso que aboga por que los mensajes feministas se adapten a esta nueva situación para poder llegar a las más jóvenes y yo estoy convencida que los nuevos mensajes feministas pueden adaptarse a esta nueva situación desde la moda como un acto político y una pedagogía de transformación.

La moda puede ser opresiva o absolutamente liberadora y placentera, puede ser utilizada como una forma de empoderamiento individual o como un simple disfraz según el diseño éxito del momento, puede darnos identidad o destruir por completo toda nuestra identidad. La moda es una forma de expresión que puede servir para hacer pensar a un público más amplio sobre temas que de otro modo le serían invisibles, para denunciar injusticias y desigualdades o para defender derechos en Antropología del cuerpo, género, itinerarios corporales, identidad y cambio.

La moda está ahí y no dejará de estar, lo que hagamos o dejemos de hacer con ella será determinante para la construcción de una vida plena, armónica y con felicidad o una donde nunca logremos entendernos y reconocernos libres.

Yo sí creo que la moda es crucial para la plena emancipación del patriarcado, en mis palabras, para ser mujeres putamente libres.

Participe de la conversación

arrow
0
Connecting
Please wait...
Send a message

Sorry, we aren't online at the moment. Leave a message.

Your name
* Email
* Describe your issue
Login now

Need more help? Save time by starting your support request online.

Your name
* Email
* Describe your issue
We're online!
Feedback

Help us help you better! Feel free to leave us any additional feedback.

How do you rate our support?