Vida antifeminista y homofóbica

Vida antifeminista y homofóbica

Por MAR CANDELA

Les estoy hablando de la reconocida diputada colombiana la santandereana Ángela Hernández. Hay que decirlo, muy guapa, bien vestida y de gran porte. Esta señora divinamente en todo el sentido de la expresión, bien hablada y de modales impecables, una mujer como “lo manda Dios”, delicada, tierna y servicial, absolutamente femenina. No hay nada de malo en todas las características que he mencionado, se vale ser una “Gran mujer de Dios y la patria” si así se decide.

En  google pueden digitar “diputada colombiana Ángela Hernández” por si no la conocen y estoy segura que a muchas personas les va encantar su estilo. Porque  también hay que decirlo, clase y estilo a la diputada no le hace falta y si hablamos de belleza dentro de los parámetros establecidos, la señora está dentro de las exigencias del sistema.

A hora hablemos de su estilo político y no de su perfil fresco, moderno y moderado  de diputada políticamente correcta. Hablemos de su cabeza.

Esta señora desde las esferas del poder combate el derecho a decidir de las mujeres y es obstáculo para los derechos integrales de la comunidad LGTBI en Colombia. La honorable diputada cristiana del partido de la U  ha dejado claro que ella no hace país para la ciudadanía, ella hace país para su iglesia.

Zaira Benavides, una maestra de Bucaramanga, profesora de Santander y valiente en su momento afirmó sobre las defensas de la diputada: “Me aterra su analfabetismo en temas de educación sexual”. En contravía a lo que dijo la profesora en su momento, yo no pienso que esta mujer sea una analfabeta de la sexualidad.

Lo que pienso es que su liderazgo político es combatir la libertad sexual y social que ella claramente si ha leído y se ha instruido sobre los derechos sexuales y que simplemente está adoctrinada, no solo por su iglesia, sino por el patriarcado. Su servicio político será el servicio a la inquisición moderna. Ella no subió al poder político para darle poder a los DDHH, ella subió al poder político para servir a sus creencias religiosas  y a la idea que ella tiene de Dios. Las iglesias mueven suficientes votos para poner y quitar a quien quieran, eso no es secreto de estado y tengamos claro que las personas cristianas le sirven a su Dios antes que al estado y si su cristiandad no es una cristiandad de amor y libertad, entonces tenemos problemas serios para la construcción de una sociedad con derechos humanos cómo sé que  lo son algunas iglesias.

Dejo claro que para mí como defensora de los DDHH, su derecho a la participación política es intocable. La estructura política de “Dios y patria” no ha sido renovada aun cuando en teoría somos país laico. En un país  de libertad de credo y conciencia el compromiso político por excelencia no debe ser “Dios y patria” aun cuando los (as)  políticos (as) crean en Dios, el principio de la política debe ser “justicia social y libertad”.

Cualquier persona de cualquier creencia tiene la libertad de orar a su Dios para hacer política, de decirle a su Dios que ponga en los líderes políticos el querer de la justicia, la verdad y el amor, lo que no está bien es que impongan una teocracia en un país de libertad de culto y credo como lo es Colombia.

Esta mujer basada en su teocracia ha hecho política para su creencia personal  y su espiritualidad, para los seguidores de Cristo, de su Cristo, lo aclaro porque conozco personas cristianas que no están muy de acuerdo con su manera de hacer política. Está muy bien  que ella participe, eso es inclusión  política ¿entonces qué es lo que está mal? Lo que está mal es que ella imponga sus políticas como políticas de nación con un discurso meramente teocrático. Que aterrorice a la ciudadanía ignorante con eso del “atentado a los principios”, nunca habla de que se trata de los principios que ella sigue, por eso persigue a las mujeres feministas y la diversidad sexual  y nos somete a la hoguera política y social cada vez que le apetece.

Habla del amor al prójimo pero no cuenta que se trata solo del amor a la gente que tiene como código penal la biblia antes que la constitución Colombiana y es por eso que aunque no es católica, apoya al corrupto de Alejandro Ordoñez el ex procurador; inquisidor que por años le negó a Colombia avances importantes en materia de DDHH. El corrupto y mentiroso ex procurador cuenta con el respaldo político de esta mujer. La diputada antifeminista y homofóbica Ángela Hernández ha logrado la condecoración a Ordoñez con la medalla Luís Carlos Galán.

El señor Luis Carlos Galán, donde quiera que se encuentre, ahí donde viven los muertos si existe ese lugar, no debe está muy feliz viendo como su nombre es usado en esta condecoración de la infamia. Por eso como feminista entiendo que nuestra batalla es acabar con las dinámicas políticas excluyentes patriarcales y que no basta votar por mujeres, sino que es necesario votar por mujeres comprometidas con los DDHH intégrales de toda la ciudadanía.

Preferible votar por hombres que sean anti patriarcales, porque ellos no defenderán lo indefendible antes que votar por mujeres patriarcalizadas por ilustradas que sean.

Colofón: La gran diferencia entre la política realizada por defensores(as) de DDHH y por religiosos (as) consiste que las primeras personas mencionadas trabajan para garantizarle todos los derechos a humanos a la ciudadanía, sean de la religión que sea, as personas religiosas solo trabajan para hacer políticas que impongan la biblia como código penal  y se naturalice la violencia estatal  a quienes no somos personas religiosas y vivimos en principios no bíblicos.

arrow
0
Connecting
Please wait...
Send a message

Sorry, we aren't online at the moment. Leave a message.

Your name
* Email
* Describe your issue
Login now

Need more help? Save time by starting your support request online.

Your name
* Email
* Describe your issue
We're online!
Feedback

Help us help you better! Feel free to leave us any additional feedback.

How do you rate our support?